La fisioterapia ha consistido, hasta hace relativamente poco tiempo, en la aplicación de técnicas manuales aplicadas con las manos. Sin embargo la fisioterapia no es ajena al avance de la tecnología y se preocupa de incorporar los avances técnicos a sus tratamientos, para ayudar a los clientes en sus diferentes patologías y recuperación de lesiones.

 

Técnicas avanzadas aplicadas en la recuperación de lesiones

En clínica de fisioterapia especializados, podrás encontrar las más avanzadas técnicas  aplicadas a la fisioterapia y osteopatía. Algunas de las más novedosas las ponemos en práctica en nuestra clínica de Mijas Costa – Fuengirola:

 

1. Estimulación Transcraneal por corriente directa

Esta nueva técnica es todo un descubrimiento, que actualmente aplicamos en primicia en nuestra clínica. Hemos podido verificar con estudios aplicados a clientes reales la efectividad de este tratamiento, que poco tiempo ha demostrado grandes resultados por su eficacia para aliviar problemas derivado de fibromialgias, cefaleas, dolores crónicos, trastornos motores, etc.

La Estimulación Transcraneal por corriente directa (tDCS), se aplica mediante un casco especial que transmite corrientes galvánicas. Estas corriente directas llegan al cerebro del paciente y actúa acelerando los tiempos de recuperación así como en la reducción del dolor. Además, hemos demostrado que esta técnica aumenta el efecto de los fármacos, lo que significa que ayuda a reducir el consumo de medicamentos por parte del paciente. Algo esencial en enfermedades crónicas o para aquellas que requieren mediación que pueda afectar al estómago o hígado. De igual forma, potencia la aplicación de otros tratamientos de la fisioterapia y osteopatía.

 

2. Electrólisis Percutánea Intratisular

La EPI es un tratamiento que se realizar en contacto sobre el tejido que se encuentra alterado. En la electrólisis percutánea se utiliza una ecografía que nos ayuda a guiarnos durante todo el procedimiento que básicamente consiste en aplicar corriente galvánica en la zona afectada mediante una aguja de punción.

 

3. Indiba

Este tratamiento, muy solicitado entre deportistas profesionales de alto rendimiento, se aplica con un aparato espacial a través del cual se transmiten corrientes eléctricas de alta frecuencia  que ayudan a acelerar procesos fisiológicos, tales como la regeneración y desinflamación del tejido que se quiere reparar tras una lesión deportiva normalmente. Es una técnica que se aplica mayoritariamente en clínicas especializadas en la recuperación de deportistas profesionales o deportivas de alto rendimiento.

Indiba es por supuesto un tratamiento inofensivo e indoloro, que puede ser aplicado en casos de enfermedades, patologías o lesiones musculares, crónicas, e incluso agudas. Se hizo famoso hace unos años por la utilización de futbolistas españoles de equipo punteros, jugadores de baloncesto e incluso el propio Rafa Nadal.

 

4. Ondas de choque

Las Ondas de Choque en fisioterapia consisten en la utilizaciones de un sistema novedoso que produce ondas sonoras a alta velocidad. Estas ondas son cada vez más utilizadas en hospitales y centro de recuperación fisioterapéutica, debido a que se han descubiertos numerosos beneficios en los pacientes de este tipo de dolencias.

Entre las mejoras que produce podemos encontrar el aumento de la producción de colágeno, proceso en el cual se unen tejidos conectivos como músculos, huesos, cartílagos y ligamentos. También se ha comprobado que evita el ingreso del paciente en quirófano en muchas intervenciones menores, ya que, con la focalización de las ondas en un punto en concreto, a través de un gel especial para tal ocasión, se logra disolver calcificaciones de huesos y articulaciones.

Dependiendo de la profundidad de la lesión en el cuerpo, se puede elegir entre uno u otros tipos de ondas de choque:

  • Ondas radiales: se utiliza para el tratamiento de lesiones con profundidad no mayor a los cinco centímetros.
  • Ondas focales: puede intervenir en lesiones profundas de hasta doce centímetros, como en el caso de fracturas. Es por ello que este tratamiento resulta altamente efectivo, aunque doloroso y en muchos casos implica el uso de analgésico.