El deporte es una actividad que ayuda al cuidado de la salud no solo física sino mental y emocional. Pero, así como trae bienestar también se corre el riesgo de sufrir una lesión durante su práctica. Estas pueden ser causadas por diferentes motivos, sin embargo, la fisioterapia es vital cuando se trata de lesiones deportivas. Razón por la cual es necesario tener asesoramiento, ya sea que se practique por afición o de forma profesional. En nuestra clínica de fisioterapia en Fuengirola somos consciente de este hecho, por eso en este post os hablamos de las lesiones más frecuentes.

 

Entre las lesiones en el sistema musculoesquelético que ocurren con más frecuencia en la práctica deportiva, encontramos:

1. Desgarro del gemelo

Es una lesión grave y repentina que se localiza en el músculo de la pantorrilla. Además, se trata de una traumatismo doloroso, ya que el músculo del gemelo se encarga de ayudar a flexionar la parte baja de la pierna. Igualmente permite hacer movimiento rápido como es el caso de hacer carreras cortas, por ello se le conoce como pierna de tenista.

Como todo tratamiento fisioterapéutico, su intensidad o programa dependerá de la gravedad del desgarre, así como de las condiciones físicas y el objetivo del paciente. No obstante, luego del debido reposo se aplicará compresión, masajes terapéuticos, drenaje linfático y estiramientos para que los músculos afectados vuelvan a estar en forma. Posterior a ello, se debe dar inicio a un plan de entrenamiento, como el isocinético, enfocado en restablecer las funciones del músculo de los gemelos.

 

2. Lesiones de ligamentos de la rodilla

Al producirse el desgarre o rotura de un ligamento de la rodilla, se comienza a sentir una inflamación localizada con un fuerte dolor. Además de esto, también se genera la sensación de que la rodilla cede al ejercer cierta presión sobre ella. Lo cual ocurre porque los ligamentos son el tejido fibroso que une los huesos entre sí y al haber un desequilibrio se corren muchos riesgos.

Asimismo, la rodilla es una de las partes del cuerpo que más entran en juego ante casi cualquier movimiento. Por ello, en esta área encontramos los ligamentos colateral medial, colateral lateral, cruzado anterior y cruzado posterior.

Cuando se presenta una lesión deportiva en la rodilla, la fisioterapia forma la base del tratamiento, independientemente de que haya o no cirugía previa. En este plan del tratamiento se aplican técnicas como los masajes, la electroestimulación o la cinesiterapia pasiva y activa.

 

3. Lesiones óseas

Las roturas de huesos a causa de impactos son muy comunes en la práctica de la mayoría de los deportes. Pero no solo esto, también puede ocurrir por sobrecargas, en estos casos suceden cuando se inflama el periostio, que es el tejido que recubre el hueso y este colapsa hasta la rotura.

Para la recuperación de una lesión ósea es muy importante el papel que hace la fisioterapia. En este tipo de lesiones el tratamiento incluye un trabajo enfocado en favorecer y estimular el porcentaje de calcio para poder acelerar el proceso natural de regeneración ósea.

Esto es vital, ya que lo primero que se debe lograr es que el hueso sane correctamente, es decir, manteniendo la línea ósea. Para esta primera etapa se recurre al uso de la magnetoterapia, que genera cambios bioquímicos.