Imagínate tener dolor generalizado, constante y prolongado en el cuerpo, sin tener un motivo físico que lo genere. A esto se le conoce clínicamente como fibromialgia, una enfermedad reumática crónica que se produce por un error en el procesamiento del sistema nociceptivo, ubicado en el sistema nervioso para alertar sobre estímulos dañinos.

Cuando este sistema actúa con normalidad, sólo alerta sobre agentes dañinos reales. Sin embargo, al presentar disfunción las alertas son constantes y sin un motivo verdadero.

El reconocimiento de la fibromialgia como una enfermedad reumática, por su desgaste en el sistema locomotor, fue concedido en 1992 por la Organización Mundial de la Salud. No obstante, las personas con estos síntomas suelen recurrir a las distintas áreas de la medicina antes de saber que padecen fibromialgia.

Según la Sociedad Española de Reumatología, SER, la prevalencia de esta enfermedad en España es de 2,7%, una cifra elevada y común en los países europeos.

 

Síntomas de las personas con fibromialgia

Pacientes diagnosticados con esta enfermedad señalan que uno de los primeros síntomas es el trastorno del sueño. Además de la sensación de tener el cuerpo magullado por golpes, aunque no hubiera sido así.

También afirman que las dolencias se detectan en zonas específicas, como muslos de las piernas, manos, cuello e hipersensibilidad al dolor desde los codos hasta los omoplatos. Es importante resaltar que el dolor va en aumento si no es tratada con medicamentos o terapias alternativas. Entre las manifestaciones clínicas de la enfermedad, la SER señala las siguientes:

  • Dolor en músculos: afecta distintas partes del cuerpo, es difuso y se manifiesta de forma crónica, por estímulos no dolorosos o dolor más intenso de lo habitual respecto a estímulos dolorosos. Asimismo, su efecto puede prolongarse hasta por más de tres meses.
  • Cansancio y rigidez: estos síntomas se presentan al realizar actividades simples que requieren poco esfuerzo. Por otra parte, la rigidez en articulaciones o músculos pueden generar entumecimiento, calambres y temblores.
  • Depresión: aunque suele relacionarse con la enfermedad, igual que la ansiedad, los expertos aún no determinan si estos padecimientos aparecen con la enfermedad o se desarrolla durante el avance de la fibromialgia.
  • Daño cognitivo: las personas con esta enfermedad presentan deterioro de la memoria, dificultad para expresarse adecuadamente y para procesar la información.

 

Tratamiento de la fibromialgia

Por lo general el tratamiento para la fibromialgia se basa en la receta de analgésicos y anticonvulsivos, ya que los medicamentos para la epilepsia pueden tener efectos que disminuyen el dolor. También, es común que se prescriban antidepresivos, esto se debe a que las personas afectadas por esta enfermedad reumática pueden presentar síntomas depresivos ocasionados por la misma condición que genera la fibromialgia.

Además de este tratamiento tradicional, actualmente existen técnicas fisioterapéuticas que resultan más eficaces. Tal es el caso de la estimulación transcraneal con corriente directa (tDCS).

 

Fibromialgia tratada con estimulación transcraneal por corriente directa

La estimulación transcraneal por corriente directa es una novedosa técnica que a través de una especie de casco transmite corrientes galvánicas de baja intensidad que estimulan determinadas zonas del cerebro.

Este tratamiento resulta de primera línea para aliviar los efectos degenerativos de la fibromialgia, así como el síndrome de la fatiga crónica. Esto se debe a que mediante la modulación de la actividad neuronal logra modificar los componentes cerebrales que procesan el dolor. Al alterar los niveles de excitabilidad se genera un efecto analgésico de mayor prolongación que el obtenido por la medicina convencional. A parte de ello, la estimulación transcraneal por corriente directa arroja otros beneficios, como:

  • Ayuda en la recuperación de la funcionalidad del paciente.
  • No tiene efectos secundarios.
  • Aumenta la eficacia de medicamentos farmacológicos.
  • Reduce las dosis de los medicamentos recetados.