En primer lugar, vamos hablar un poco de esta enfermedad:

La migraña es una enfermedad muy prevalente con gran discapacidad individual y carga socioeconómica. A pesar del intenso esfuerzo de investigación en los últimos años, la etiopatogenia de la enfermedad aún no se ha dilucidado. Recientemente, se ha dado mucha importancia a los mecanismos subyacentes a la excitabilidad cortical que se ha sugerido que son disfuncionales en la migraña. En los últimos años, las técnicas de estimulación cerebral no invasiva basadas en campos magnéticos (estimulación magnética transcraneal, TMS) y en corrientes eléctricas directas (estimulación transcraneal de corriente continua, tDCS) han demostrado ser herramientas seguras y eficaces para explorar el tema de la excitabilidad cortical, la activación y plasticidad en la migraña.

¿Cómo actúa la estimulación transcraneal de corriente continua (tDCS) en este tipo de dolor?

La tDCS modula la excitabilidad de una población neuronal en la región. Su mecanismo de acción se basa en la plasticidad y en el funcionamiento por redes. El efecto de la tDCS se relaciona con la polaridad, resultando de una estimulación anódica, una facilitación de la excitabilidad y una inhibición al aplicar estimulación catódica. La tDCS restaura el equilibrio de algunas redes, presentándose como una herramienta útil en el abordaje de la migraña.

Este tipo de técnica es ideal para tratar los diferentes tipos de cefaleas no solo la migraña. Esto se debe a que el método consiste en aplicar corrientes de baja intensidad sobre el cuero cabelludo. El procedimiento se hace a través de dos electrodos, un ánodo y un cátodo. Con ello se logra incrementar la excitabilidad de las neuronas al tiempo que reprimen esa excitabilidad.

Al tratarse de corrientes de baja intensidad podrías creer que no obtienes resultados positivos. No obstante, esta electricidad puede atravesar el cráneo y esparcir sus efectos por los tejidos hasta zonas subcorticales.

Normalmente el tratamiento para las cefaleas se realiza consecutivamente en dos semanas. Luego, pasarán a ser quincenales, mensuales hasta aplicar pocas durante el año.

En nuestro artículo sobre tDCS y las cefaleas indicamos cómo incluso esta técnica consigue que el consumo de fármacos para esta dolencia se disminuya porque la tDCS potencia los efectos de los medicamentos.